Skip to content
junio 21, 2012 / loquevoyaprendiendo

Stephen Hawking se congratula con Dios · The Universe in a Nutshell

Image

Debo recomendar este libro a todo aquél que se haga preguntas fundamentales sobre lo que nos rodea (dónde empieza el universo, dónde acaba, cuándo, cómo funciona, etc…) pero sólo a aquellos que tengan un poquito de base y curiosidad. Si lo que te gusta es el fútbol y Tele5, dime: ¿cómo has llegado aquí?

El libro es accesible para casi todo el mundo. te van a recordar lo que es la frecuencia o la definición de densidad, etc. Pero si no sabes qué es el espín de una partícula, no entiendes el concepto de onda, y un eje de abcisas te confunde en lugar de aclararte el texto, quizás debas compensarlo con mucha curiosidad, o pillarte la colección de Teo.

Dejando un lado el libro y su contenido, y centrándonos en el autor, me ha llamado la atención la cantidad de veces que Hawking hace alusión a su gravísimo hándicap motor, ya sea de forma indirecta, entrelazada en la narración o bien refiriéndose al asunto directa aunque sutilmente, en su prólogo.

Es desde luego una enfermedad terrible la que padece, espantosa. Que, desgraciadamente, le afecta desde los 17 años.
Se desprende de la lectura de su obra ese sentimiento mezcla frustración y rencor por la mala suerte que le ha tocado sufrir, siendo además un espíritu entusiasta con una mente privilegiada e inquieta.

Digo que me llama la atención, pero lo comprendo sin embargo y, poniéndome en su lugar, dudo mucho que me hubiese resistido a quejarme públicamente de mi condición personal en un libro que he escrito yo. Sobre todo después de todo lo que he aportado y sigo aportando a la humanidad.

Otra cosa que me ha llamado la atención de su narrativa es el modo en que quiere dejar la puerta abierta a Dios o mejor dicho, cómo lo menciona, dejando ver que aunque su especialidad científica podría considerarse una mosca cojonera para la religión, él sí cree.
Creo que no lo deja claro, aunque tampoco importa, pero supongo que se refiere al dios de los cristianos e imagino que será protestante o católico.

Dicen que cuando se acerca la hora de la muerte, uno empieza a creer en Dios (que decía Luis Cuenca en la canción de Narco.  Sí, ya sé que lo sacaron de una escena de “La Buena Vida”, ¡no me seas gafapasta!) No sé si será eso lo que le está pasando a Hawking.

Si es así, también lo entiendo, porque después de la vida tan jodida que le ha tocado a nivel físico pero tan plagada de logros, éxitos y fama, y ya que una persona puede elegir la religión que sigue, es mejor descansar en un paraiso eterno donde eres como siempre has querido, están los que te conocen que recuerdan lo que has hecho, y tienes felicidad completa siempre que hayas cumplido los preceptos que te indican.
Como digo, eso es siempre mejor que elegir otra religión en la que puedes acabar reencarnado en una rana o una lombriz intestinal, que también es un ser de la creación, digno y respetable.

En fin, teniendo cuidado con estas cosas y sabiendo ser críticos con lo que leemos podemos pasar un buen rato con este libro y disfrutar de unas explicaciones extraordinariamente asequibles para temáticas tan complejas como la teoría de cuerdas, macromoléculas orgánicas, números imaginarios, o las fisiones atómicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: